La guerra submarina durante la Guerra Civil española no fue tan decisiva como, años después, lo sería en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el Arma Submarina española y los submarinos de otras naciones, principalmente Italia y Alemania, no fueron ajenos a los combates y acciones de guerra que se produjeron entre el 17 de julio de 1936 y el 1 de abril de 1939.


Al inicio de la contienda, la Armada Española contaba con 12 submarinos, 6 de la serie B y 6 de la serie C, que quedaron bajo el control gubernamental. El bando nacionalista, carente de este tipo de buques, incorporó el 20 de abril de 1937 los submarinos italianos Archimede (General Mola) y Torricelli (General Sanjurjo), completando un total de 14 submarinos que quedaron asignados a la Armada Española, bien en el bando republicano o en el bando nacionalista.

La Armada Italiana contribuyó a la causa nacionalista mediante la participación varias unidades de superficie y de 58 submarinos, que efectuaron misiones de patrulla e intercepción del tráfico mercante en aguas del Mediterráneo, el mar Egeo, el canal de Sicilia y el norte de África. Muchos de estos buques intervinieron en combates y en el bombardeo de objetivos en las costas españolas.

La Kriegsmarine, igualmente, envió varias de sus más modernas unidades de superficie y no menos de 8 submarinos a aguas españolas.

Poco se sabe de la participación de unidades submarinas de otros países y, aunque se ha especulado sobre la presencia de submarinos soviéticos en aguas españolas, éste punto nunca ha sido demostrado.

NotaEste artículo fue publicado el 2/3/2002 en la web de la Historia del Arma Submarina Española.

Nuestra Valoración
Valoración de los Lectores
[Total: 0 Promedio: 0]
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *